Día del Reciclaje: América Latina celebra con miras a avanzar hacia un mercado inclusivo

Desde 2005, la UNESCO celebra el 17 de mayo el Día Internacional del Reciclaje, destacando el impacto positivo de esta práctica para el medio ambiente. En América Latina y el Caribe, a pesar de los importantes avances en esta materia durante los últimos años, el desafío aún sigue siendo grande y se busca un enfoque de gestión de residuos sólidos que incluya y reconozca la labor de los recicladores de base.

Según datos del Banco Mundial, en esta región del continente se genera un total de 430.000 toneladas diarias de residuos, cifra que en 20 años ha aumentado en un 60% y que se espera que se duplique en una década. A lo anterior, se suma que en toda Latinoamérica se recicla menos del 15% de todo el material reciclable; porcentaje que contrasta con países como Alemania, donde el material reciclado sobrepasa el 63%.

Pese a lo incipiente de la industria, la gestión del reciclaje en su etapa inicial del proceso, está concentrada mayormente en el trabajo que realizan los recicladores de base. Según datos de la Iniciativa Regional de Reciclaje Inclusivo (IRR), ellos son los mayores proveedores de materia prima post uso para la industria del reciclaje en América Latina y el Caribe, recuperando entre el 50% y 90% de los materiales.
Ricardo Valencia, Director Estratégico de la IRR, indicó que “América Latina está viviendo el mayor cambio institucional en materia de gestión de residuos y reconocimiento a recicladores, en el planeta: cada día son más las ciudades y países que priorizan el Reciclaje Inclusivo en la gestión de residuos. La Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo ha concentrado sus energías en apoyar a la región en esta transformación que traerá enormes beneficios económicos, sociales y ambientales” destacó.

Avances en políticas de reciclaje

Un punto de inflexión en la formación de políticas de reciclaje en el continente, y en especial, en el reconocimiento de quienes trabajan en ello, lo ha impulsado la Red Latinoamericana y del Caribe de Recicladores de Base, Red Lacre. Distribuidos a lo largo del continente lo representantes de cada país miembro, han ejercido acciones para que los gobiernos reconozcan la existencia, aportes y problemas del gremio reciclador.

Países como Colombia han entendido ya la importancia del reciclaje inclusivo. Según cifras del Estudio Nacional de Reciclaje en dicho país se producen entre 32 y 33 mil toneladas diarias de desechos, y se reciclan 6.200, de las cuales un 51% son proveídas a la industria por recicladores de base. Esta labor ha sido reconocida con un conjunto de decretos y resoluciones emitidos por el Gobierno Nacional en los últimos dos años, los cuales integran la actividad de los recicladores de base dentro del sistema de servicio público de aseo y, además, comprende un esquema progresivo de formalización de las organizaciones de recicladores como prestadores de servicios, entre otros.

Nohra Padilla, directora de la Asociación de Recicladores de Bogotá, explicó que este histórico decreto nació de un esfuerzo conjunto de más de 90 organizaciones de recicladores del país con el gobierno. “Celebramos este avance que es respuesta a la lucha por la que hemos perseverado por años, este paso dado junto con fortalecer nuestras organizaciones, desburocratiza los procesos de formalización de nuestras asociaciones y facilita el acceso a los recursos económicos dentro del servicio público de aseo” explicó.

Padilla agregó que si bien es un avance lo alcanzado, es urgente el compromiso tanto de la comunidad en separar los residuos, así como de los gobiernos locales en trazar planes de mejora sustancial en la gestión de residuos, incluidos los recicladores.
Durante el mismo mes de abril, Chile dio un gran paso con la aprobación de la Ley de Fomento al Reciclaje y Responsabilidad Extendida del Productor (Ley REP), la cual busca avanzar en formalización de la industria del reciclaje en el país. Entre sus puntos principales, la normativa reconoce e incluye a los recicladores de base como “gestores” de residuos, es decir, potenciales operadores de sistemas de recuperación de reciclables, que deberán trabajar coordinados con las empresas y los municipios en el marco de convenios de trabajo. Para esto los recicladores deberán registrarse y calificarse en el Sistema Nacional de Certificación de Competencias Laborales.

Pese a estos ejemplos muestran avances en la región, en la mayoría de los países la inclusión del reciclador de base y el fomento a esta industria sigue siendo menor a lo posible. La ausencia de enlaces colaborativos entre los reicladores y las empresas de aseo publico y manejo de residuos es uno de los desafíos a avanzar.

Reciclaje: Economía y empresas

Si bien el paso a una sólida industria de reciclaje inclusivo es aún incipiente en América Latina, experiencias alrededor del mundo ya están actuando en esta línea, en la que el concepto de inclusión está cobrando mayor importancia.

Actualmente la Unión Europea está fomentando políticas de reutilización, bajo el modelo de economía circular. Bajo este nuevo enfoque se busca transformar el sistema de consumo actual “producir, usar y desechar” (economía lineal) hacia un nuevo modelo de consumo cíclico donde todo lo que se deja de utilizar puede volver a aprovecharse, trayendo beneficios al medio ambiente y a la economía. De esta forma, el trabajo de los recicladores resulta crucial en un mercado que apunta a una mayor sustentabilidad.

En una línea similar vemos ejemplos del fomento al reciclaje en América Latina y el Caribe. Este es el caso de la empresa eléctrica brasileña Ecoampla, en el cual sus clientes al llevar sus residuos reciclables previamente separados a centros de acopio, reciben descuentos en sus tarifas de electricidad. El material de desecho es gestionado por diversas cooperativas de recicladores de base, logrando que personas de bajos recursos puedan acceder al servicio eléctrico a un costo menor, además de estimular una cultura del reciclaje.

Celebrar el Día del Reciclaje invita a visualizar y concretar una industria del reciclaje en América Latina y el Caribe, que reconozca e incluya al reciclador de base como actor protagónico, inclusión que no sólo trae grandes beneficios para ellos, sino también un positivo impacto para los países, empresas y la sociedad en su conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *